El Movimiento Familiar Cristiano, nació en Buenos Aires, Argentina, hace 70 años bajo la inspiración de la Virgen de Fatima y de la mano guía del Padre Pedro Richards, y que junto a matrimonios pioneros en la Parroquia San Martín de Tours, dieron origen a esta institución, hoy día de reconocimiento y aplicación internacional.


proyecto de aborto libre y sus amenazas a la libertad

 Por Jorge Nicolás Lafferriere

www.centrodebioetica.org

www.maternidadvulnerable.com.ar

9 de julio de 2018

El proyecto de ley que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina y que entró a tratamiento del Senado admite el aborto irrestricto hasta la semana 14 y pasado ese plazo lo permite a través de tres causales que, en los hechos, supone un aborto casi sin límites durante todo el embarazo. Ello supone una claudicación en la búsqueda de políticas públicas para cuidar la vida de la madre vulnerable y su hijo, y sobre todo una profunda violación del derecho a la vida.

La “media sanción” atenta contra la vida de seres humanos y ello configura una situación injusta y de grave afectación de la convivencia. Por eso sostenemos que el proyecto debe ser rechazado en el Senado. Ahora bien, el análisis del texto permite advertir que incluye una serie de propuestas que también significan una amenaza a la libertad:

a) La libertad de elección de la madre vulnerable: el proyecto crea consejerías para la atención de las madres, pero que únicamente pueden aconsejar el aborto y sin que puedan ofrecer otras opciones reales y completas para la madre y su hijo por nacer.

b) La libertad de conciencia y pensamiento de los profesionales de la salud: el proyecto permite la objeción de conciencia pero de forma acotada, con la obligación de realizar abortos en casos “urgentes e impostergables” y creando un registro de objetores de conciencia que en los hechos genera una situación de potencial discriminación.

c) La libertad de ejercicio de la profesión: el proyecto crea un nuevo delito sumamente amplio y difuso para castigar a los médicos que dilataren injustificadamente, obstaculizaren o negaren un aborto, agravado si hubiera un perjuicio en la vida o la salud de la mujer. Este delito se cierne como amenaza sobre cualquier profesional, incluso si no es objetor pero en un caso concreto considera que no están dadas las condiciones para un aborto. La ley también dispone que nunca el médico puede pedir autorización judicial, ni requisitos de ningún tipo, bajo amenazas de sanciones contra toda persona o institución que se pronuncie en otro sentido.

d) La libertad de asociación: se prohíbe expresamente la objeción de conciencia institucional, de modo que las personas que se nuclean para iniciar proyectos comunes en el campo de la salud, no pueden ofrecer servicios a madres vulnerables sin excluir el aborto.

e) La libertad de educar: el proyecto crea Comisión Bicameral de Seguimiento de la normativa sobre salud reproductiva y educación sexual, que hará una vigilancia de todas las escuelas del país y podrá recibir denuncias de cualquier miembro de una comunidad que considere que en su institución no se cumple adecuadamente con la educación sexual.

f) La libertad de los padres: el proyecto omite toda consideración de los padres en lo concerniente a la situación de su hijo por nacer, en clara contradicción con los principios fundamentales del derecho que reconocen a ambos padres como responsables del hijo. Esos padres participaron en su libertad en la procreación y están llamados a participar con su libertad en la tarea de crianza y educación del hijo, también haciéndose cargo en los momentos en que hay situaciones de vulnerabilidad.

Como hemos dicho en otros casos, en este tipo de leyes están en juego profundas cuestiones humanas. Esperamos que el Senado rechace el proyecto con media sanción y que, luego, se impulsen medidas concretas para solucionar los problemas de fondo que afectan a la maternidad vulnerable y a la niñez, con respeto de los derechos y libertades de todos.



En este enlace se encuentra la entrevista realizada a Mons. Pedro Laxague sobre la misa por la vida en la Basílica de Luján el 8 de julio 2018. 

Gentileza de Vatican News:

 

 

Para leer y compartir.

Muchas gracias.

 

Saludos cordiales, 

Daniela Nicolini

Secretaria Privada del Obispo 

Obispado de Zárate - Campana


Reflexión del Mes de Junio 2018 del Asesor Nacional

Querida Familia Emefecista:

En este momento de tristeza por la aprobación del proyecto de despenalización del aborto, en la Cámara de Diputados de la Nación, quiero compartir con ustedes estas breves reflexiones.

Ayer, jueves 14, me correspondía el servicio pastoral de la atención en el Cementerio de Chacarita, de la Ciudad de Buenos Aires, para acompañar y rezar, junto a los familiares, por el eterno descanso de nuestros hermanos que parten hacia la Casa del Padre Celestial. 

Providencialmente, más o menos, hacia las diez de la mañana, entraron en la Capilla un cajón blanco, con el pequeño cuerpo del niño "Emilio", que había fallecido por un espasmo bronquial. La madre no pudo estar presente por el inmenso dolor; estaba al padre, con los abuelos, que lloraban desconsoladamente. Acompañándoles estuvieron más de cien vecinos expresando su pesar.

En esos mismos momentos se aprobaba el proyecto, que en frase de Mons. Alberto Bochatey, delegado episcopal ante el Congreso y gran amigo, como agustino, "introduce la muerte de seres humanos como ley" y estimó en este sentido que "hay una gran fractura cultural inmensa, en la que para algunos, la vida del niño no tiene tanto valor como la de la madre".  

continuar leyendo


VALE TODA VIDA

 

 

La Cámara de Diputados de la Nación ha aprobado el proyecto de despenalización del aborto. Nos duele como argentinos esta decisión.

Pero el dolor por el olvido y la exclusión de los inocentes debe transformarse en fuerza y esperanza, para seguir luchando por la dignidad de  toda vida humana.

 

Seguimos sosteniendo la necesidad que en el debate legislativo que continúa,  pueda haber diálogo. La situación de las mujeres frente a un embarazo no esperado, la exposición a la pobreza, a la marginalidad social y la violencia de género, siguen sin tener respuesta. Simplemente se ha sumado otro trauma, el aborto. Seguimos llegando tarde.

 

Tenemos la oportunidad de buscar soluciones nuevas y creativas para que ninguna mujer tenga que acudir a un aborto. La Cámara de Senadores puede ser el lugar donde se elaboren proyectos alternativos que puedan responder a las situaciones conflictivas, reconociendo el valor de toda vida y el valor de la conciencia.

 

Es necesario un diálogo sereno y reflexivo para responder a estas situaciones. Vivir el debate como una batalla ideológica nos aleja de la vida de las personas concretas. Si sólo buscamos imponer la propia idea o interés y acallar otras voces, seguimos reproduciendo violencia en el tejido de nuestra sociedad. 

 

Como Pastores, este último tiempo nos ha servido para reconocer debilidades en nuestra tarea pastoral: la educación sexual integral en nuestras instituciones educativas, el reconocimiento más pleno de la común dignidad de la mujer y el varón, y el acompañamiento a las mujeres que se ven expuestas al aborto o que han sido atravesadas por dicho trauma. Todas estas son llamadas de la realidad que nos convocan a una respuesta como Iglesia.

 

Queremos agradecer a todas las personas que, con auténtico respeto hacia el otro, han expresado sus ideas y convicciones aunque hayan sido distintas a las nuestras. 

 

Valoramos la honestidad y valentía de todos aquellos que en distintos ambientes de la sociedad han sostenido que vale toda vida y, de un modo particular, a los legisladores que han expresado esta mirada.

Con humildad y coraje, nos proponemos seguir trabajando en el servicio y el cuidado de la vida. 

 

Que María de Luján, que conoció la incertidumbre de un embarazo inesperado, interceda por el Pueblo argentino, especialmente por todas las mujeres que esperan un hijo, y por todos los niños y niñas que están en el vientre de su madre.

 

Buenos Aires, 14 de junio de 2018

Comisión Ejecutiva - Conferencia Episcopal Argentina

Comisión Episcopal de Laicos y Familia (CELAF)


REUNION DE LA CDN - DIAS 25 y 26 de MAYO DE 2018


Academia Nacional de Medicina ante los proyectos de aborto

www.centrodebioetica.org

16 de abril de 2018

 

Ante el debate legislativo acerca de la despenalización del aborto, la Academia Nacional de Medicina reitera los preceptos que ha sostenido desde siempre, recordando los principios básicos de la ciencia y la práctica médicas que obligan y vinculan a todos los profesionales del país.

La salud pública argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, a la vida de la mujer y a la del niño por nacer. La obligación médica es salvar a los dos, nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige a la muerte como solución. Si el aborto clandestino es un problema sanitario corresponde a las autoridades tomar las mejores medidas preventivas y curativas sin vulnerar el derecho humano fundamental a la vida y al de los profesionales médicos a respetar sus convicciones.

Por ello, La Academia Nacional de Medicina considera:

Que el niño por nacer, científica y biológicamente es un ser humano cuya existencia comienza al momento de su concepción. Desde el punto de vista jurídico es un sujeto de derecho como lo reconoce la Constitución Nacional, los tratados internacionales anexos y los distintos códigos nacionales y provinciales de nuestro país.

Que destruir a un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano.

Que el pensamiento médico a partir de la ética hipocrática ha defendido la vida humana como condición inalienable desde la concepción. Por lo que la Academia Nacional de Medicina hace un llamado a todos los médicos del país a mantener la fidelidad a la que un día se comprometieron bajo juramento.

Que el derecho a la "objeción de conciencia" implica no ser obligado a realizar acciones que contrarían convicciones éticas o religiosas del individuo (Art.14, 19 y concordantes de la Constitución Nacional).

 

Buenos Aires, marzo 22 de 2018

Fuente: https://www.acamedbai.org.ar/pdf/declaraciones/Academia%20Nacional%20de%20Medicina%20(3).pdf