16  de  marzo: SANTO  CURA  BROCHERO

 

 “(…)  JOSÉ GABRIEL DEL ROSARIO BROCHERO nació en Santa Rosa de Río Primero, en el norte de Córdoba, en 1840. Se formó en el Seminario de esa provincia y en 1869 fue destinado como cura párroco a Traslasierra, Córdoba.  Murió en 1914. 

El 14 de setiembre de 2013 fue declarado BEATO, en Córdoba, en una ceremonia en la que Mons. José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, leyó la siguiente carta que le había enviado el PAPA FRANCISCO:

“Que finalmente el Cura Brochero esté entre los beatos es una alegría y una bendición muy grande para los argentinos y devotos de este pastor con olor a oveja, que se hizo pobre entre los pobres, que luchó siempre por estar bien cerca de Dios y de la gente, que hizo y continúa haciendo tanto bien como caricia de Dios a nuestro pueblo sufrido. 

Me hace bien imaginar hoy a Brochero párroco en su mula Malacara, recorriendo los largos caminos áridos y desolados de los 200 kilómetros cuadrados de su parroquia, buscando casa por casa a los bisabuelos y tatarabuelos de ustedes, para preguntarles si necesitaban algo y para invitarlos a hacer los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola. Conoció todos los rincones de su parroquia. No se quedó en la sacristía a peinar ovejas. 

El Cura Brochero era una visita del mismo Jesús a cada familia. Él llevaba la imagen de la Virgen, el libro de oraciones con la Palabra de Dios, las cosas para celebrar la Misa diaria. Lo invitaban con mate, charlaban y Brochero les hablaba de un modo que todos lo entendían porque le salía del corazón, de la fe y el amor que él tenía a Jesús. 

José Gabriel Brochero centró su acción pastoral en la oración. Apenas llegó a su parroquia, comenzó a llevar a hombres y mujeres a Córdoba para hacer los ejercicios espirituales con los padres jesuitas. ¡Con cuánto sacrificio cruzaban primero las Sierras Grandes, nevadas en invierno, para rezar en Córdoba capital! Después, ¡cuánto trabajo para hacer la Santa Casa de Ejercicios en la sede parroquial! Allí, la oración larga ante el crucifijo para conocer, sentir y gustar el amor tan grande del corazón de Jesús, y todo culminaba con el perdón de Dios en la confesión, con un sacerdote lleno de caridad y misericordia. ¡Muchísima misericordia! 

Este coraje apostólico de Brochero lleno de celo misionero, esta valentía de su corazón compasivo como el de Jesús que lo hacía decir: ‘¡Guay de que el diablo me robe un alma!’, lo movió a conquistar también para Dios a personas de mala vida y paisanos difíciles. Se cuentan por miles los hombres y mujeres que, con el trabajo sacerdotal de Brochero, dejaron el vicio y las peleas. Todos recibían los sacramentos durante los ejercicios espirituales y, con ellos, la fuerza y la luz de la fe para ser buenos hijos de Dios, buenos hermanos, buenos padres y madres de familia, en una gran comunidad de amigos comprometidos con el bien de todos, que se respetaban y ayudaban unos a otros. 

(…) El Cura Brochero tiene la actualidad del Evangelio, es un pionero en salir a las periferias geográficas y existenciales para llevar a todos el amor, la misericordia de Dios. No se quedó en el despacho parroquial, se desgastó sobre la mula y acabó enfermando de lepra, a fuerza de salir a buscar a la gente, como un sacerdote callejero de la fe. Esto es lo que Jesús quiere hoy, discípulos misioneros, ¡callejeros de la fe! 

Brochero era un hombre normal, frágil, como cualquiera de nosotros, pero conoció el amor de Jesús, se dejó trabajar el corazón por la misericordia de Dios. Supo salir de la cueva del «yo-me-mi-conmigo-para mí» del egoísmo mezquino que todos tenemos, venciéndose a sí mismo, superando con la ayuda de Dios esas fuerzas interiores de las que el demonio se vale para encadenarnos a la comodidad, a buscar pasarla bien en el momento, a sacarle el cuerpo al trabajo. Brochero escuchó el llamado de Dios y eligió el sacrificio de trabajar por su Reino, por el bien común que la enorme dignidad de cada persona se merece como hijo de Dios, y fue fiel hasta el final: continuaba rezando y celebrando la misa incluso ciego y leproso. 

Dejemos que el Cura Brochero entre (…), con mula y todo, en la casa de nuestro corazón y nos invite a la oración, al encuentro con Jesús, que nos libera de ataduras para salir a la calle a buscar al hermano, a tocar la carne de Cristo en el que sufre y necesita el amor de Dios. Solo así gustaremos la alegría que experimentó el Cura Brochero, anticipo de la felicidad de la que goza ahora como beato en el cielo. (…)” 

Pido al Señor les conceda esta gracia, los bendiga y ruego a la Virgen Santa que los cuide.+”


PATOLOGIAS LIGADAS A LA TECNOLOGIA

Cuello de WhatsApp", ojo seco, "pulgar atascado", tendinitis del túnel carpiano y trastornos circulatorios en las piernas son algunas de las dolencias de este siglo que aparecen "cada vez con más frecuencia" en los consultorios por el uso excesivo de dispositivos electrónicos, afirmaron hoy especialistas.

"Las personas pasan entre dos y cuatro horas por día con la cabeza inclinada hacia el celular, lo que genera el llamado cuello de WhatsApp, que ocasiona dolor debajo de la nuca, en la cervical y desórdenes musculoarticulares leves", explicó a la agencia Télam el kinesiólogo Diego Castagnaro.  El uso excesivo de celulares también puede ocasionar "pulgar atascado", que ocurre cuando "las articulaciones del pulgar permanecen mucho tiempo hacia la cara interna de la mano", explicó.

"Por un lado, nuestro cuerpo debe hacer mucho esfuerzo para mantener esas posiciones antinaturales, y por el otro, al no movilizar el cuello, por ejemplo, los grupos musculares pierden fuerza y se debilitan, como todo lo que no se utiliza", agregó el especialista y director de la carrera de Kinesiología de la Fundación Barceló.

Castagnaro recomendó algunas medidas para aliviar el dolor, como "usar el teléfono estando sentados y apoyarlo sobre el escritorio".

También se aconseja "situar el equipo a la altura de los ojos para evitar flexionar la columna, usar almohadillas de descanso cuando se trabaja con mouse, elongar y hacer actividad física de bajo impacto, como natación o pilates".

"Cuando el dolor no alivia se puede recurrir a productos como analgésicos de uso tópico, que ayudan a mejorar los síntomas", señaló por su parte el médico Claudio Zurlo, asesor de Laboratorios Imvi.

En ese sentido Gonzalo Yamauchi, presidente de la Asociación Latinoamericana de Medicina Músculo-esquelética (LAOM), señaló que la primera línea de tratamiento son los anti-inflamatorios y relajantes musculares.

"Sin embargo, está comprobado que tienen poca eficacia cuando las contracturas y dolores son crónicos. Por eso existen también terapias manuales, como la osteopatía y la reeducación postural global (RPG), y técnicas como la proloterapia y el plasma rico en plaquetas, que dan respuesta en un 80% de los casos", afirmó el profesional.

Otra de las patologías que está en aumento por el uso de dispositivos electrónicos es el síndrome de ojo seco, que puede afectar "a tres de cada diez personas" aseguró el oftalmólogo Alejandro Aguilar, fundador y expresidente de la Sociedad Argentina de la Superficie Ocular (SASO).

El profesional detalló que las causas "son la creciente polución ambiental, la climatización artificial de los ambientes cerrados y la alta exposición a las pantallas", aseguró Aguilar.

"El síndrome se caracteriza por la alteración en la producción de lágrimas, que genera síntomas como irritación y picazón ocular y molestias al utilizar lentes de contacto. No tratarlo puede generar graves consecuencias, ya que el párpado está en permanente fricción con el ojo y esa fricción puede generar daño", alertó el profesional.

Y describió: "Gráficamente podemos decir que el ojo funciona como el limpiaparabrisas de un auto: si lo encendés con el vidrio seco, te lo raya y lo arruina. Lo mismo ocurre con el párpado y la córnea: sin lubricación, el párpado la lastima".

"Cada vez es mayor el número de casos que se identifican, y las más predispuestas a padecerlo son las mujeres mayores de 40 años, debido a los cambios hormonales asociados con la menopausia", completó.

Por su parte Alejandro Berra, investigador principal del Conicet y presidente de la Saso, precisó que permanecer más de cinco horas al día con la vista en la pantalla de la computadora, el celular o el televisor "favorece la aparición de esa condición". "Quienes están más tiempo frente a la pantalla parpadean menos, y por lo tanto las lágrimas se evaporan más rápido. Muchas veces, los dispositivos no están ergonómicamente ubicados ni a la distancia adecuada, y también puede incidir la calibración del brillo", detalló Berra.

Hermanos: el dia 25 de Octubre de 2018, se ha recibido en la Sede, una carta enviada por la Nunciatura Apostólica, con saludos y bendiciones del Santo Padre, en conmemoración de los setenta años de nuestra fundación. Agradecemos profundamente este mensaje y rezaremos por su Santidad.

Descarga
CARTA DE LA NUNCIATURA APOSTOLICA
70 ANIVERSARIO DEL MFC EN LA ARGENTINA
img093.pdf
Documento Adobe Acrobat 424.1 KB

Sí a la educación sexual

 

La educación sexual se encuentra hoy sobre la mesa del diálogo político, social, cultural y educativo en nuestra Argentina. El reciente debate mostró que el aborto no constituye ninguna solución, sino que es un drama humano personal y social. Hemos tomado conciencia de que hay que comenzar por la educación sexual que integre todas las dimensiones de la persona. Se pudo observar, además, que hay consenso de que dicha educación no debe limitarse a “saber qué hay que hacer para que una joven no quede embarazada”, o a conocer el cuerpo de varones y mujeres como quien meramente conoce el funcionamiento de un dispositivo, sino que esa educación debe ser integral, vale decir, de toda la persona: su espiritualidad, sus valores, sus emociones, sus pensamientos, su contexto social, económico, familiar y obviamente su cuerpo y su salud. Debe ser una educación para el amor, que incluya la sexualidad pero que no se circunscriba solo a ella. 

 

Una educación así es, además, un camino excelente para prevenir el aborto, la iniciación sexual precoz, las enfermedades de transmisión sexual, la violencia y el abuso sexual.

 

Estamos convencidos de que debemos dar nuevos pasos para fortalecer la educación sexual en el ámbito intrafamiliar y escolar. A ello nos anima el papa Francisco en Amoris Laetitia, donde afirma con claridad “Sí a la educación sexual”1. Se trata de una educación sexual positiva, progresiva e interdisciplinar, como nos recuerda también la enseñanza de la Iglesia2. Solo una buena educación permite tomar decisiones libres y responsables. 

 

Muchas instituciones educativas, desde hace tiempo, habían implementado la educación sexual pero por múltiples causas, en varias de ellas no han emprendido esa tarea de manera sistemática. Son necesarios proyectos transversales que incluyan la infancia y la adolescencia de nuestros alumnos y alumnas y se extiendan a la comunidad educativa, articulando aspectos biológicos, psicológicos, culturales, sociales, afectivos, éticos y religiosos.  

 

La escuela pública en general y la católica en particular, pueden apoyar la insustituible tarea y derecho que tienen los padres a la educación sexual de sus hijos e hijas, con elementos teóricos, científicos y pedagógicos, aprovechando el hecho de que los niños, niñas y adolescentes pasan mucho tiempo en las instituciones educativas. Sin embargo, es muy importante que los chicos y chicas reciban en la escuela un mensaje coherente, alineado, complementario, respecto de aquel que reciben en el hogar. En ese sentido, la educación sexual integral debe respetar la libertad religiosa de las instituciones, y la libertad de conciencia, derecho sagrado e inalienable que debe ser siempre custodiado3.

 

Nuestra fe cristiana y católica ofrece una visión de la persona humana muy valiosa, amplia e integral. Es una contribución al bien de todos que estamos llamados a ofrecer4. Varón y mujer son creados por Dios con la misma dignidad y como tales realizan su vocación de ser imagen de Dios “no sólo como personas individuales, sino asociados en pareja, como comunidad de amor”5. La sexualidad humana nos señala que la persona se realiza en el don de sí misma a los demás6 y en este contexto el erotismo aparece como manifestación específicamente humana de la sexualidad, en él se puede encontrar “el significado esponsalicio del cuerpo y la auténtica dignidad del don”7.

 

La educación sexual, como toda verdadera educación, debe formar los corazones y las conciencias de nuestros jóvenes en orden a un crecimiento humano y cristiano pleno y armónico por eso reclamamos el derecho a educar a nuestros niños, niñas y jóvenes de acuerdo al propio ideario y convicciones éticas y religiosas, confiando en que un diálogo verdadero y democrático nos llevará a incrementar el encuentro y la amistad social. 

 


3 de octubre de 2018
Comisión Episcopal de Educación Católica

Comisión Episcopal de Laicos y Familia

 

 

1 FRANCISCO, Exhortación Apostólica Postsinodal Amoris Laetitia, 280. 

2 Concilio Vaticano II, Declaración Gravissimum educationis, 1.

3 Cf. Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

4 Comisión Episcopal de Educación Católica de la Conferencia Episcopal Argentina, 

La Educación de la sexualidad en las escuelas, 2006, II,5.

5 Congregación para la Educación Católica. Orientaciones Educativas sobre el Amor Humano. Pautas de educación sexual, 26.

6 Cf. Gaudium Spes, 24.

7 AL 151

 

 

 

 

Oficina de Prensa

Conferencia Episcopal Argentina

Antonio Ruffa (qepd)

30 DE AGOSTO -

 

ha llegado la noticia del fallecimiento del doctor Antonio Ruffa. Partió a la Casa del Padre en el mes de diciembre de 2017.

Junto a su esposa Nieves Guash (fallecida en febrero´2001) fundó un Instituto en Ramos Mejía sobre planificación natural de la familia. Trajeron al país – varias veces – al equipo colaborador del Doctor Billings.

 

Fueron coordinadores nacionales de ese servicio del MFC desde 1987 a 1990. Ofrecieron charlas, talleres, debates, conferencias y audiovisuales sobre paternidad responsable – adolescencia – proceso reproductivo – anticoncepción – aborto y educación para el amor.

 

 

Fundación: a partir del 28 de junio de 1989 pasaron a integrar la Fundación Movimiento Familiar Cristiano en la Argentina como consejeros. Luego del fallecimiento de Nieves, Antonio siguió formando parte de la Fundación hasta su fallecimiento en diciembre ppdo.

Rogamos a Dios por su eterno descanso y acompañamos afectuosamente a su familia.