MIGUEL BALDASSERONI

Lamentablemente debemos comunicar que en la noche del 9 de Setiembre, fallecido  Miguel Baldasseroni, un muy querido emefecista, integrante del grupo San Pablo Apóstol  de la Arquidiócesis de Bs.As.

Unámonos en oración por su alma para que descanse en paz!!!

         Prensa y Difusión, Graciela y Carlos Grosso


Antonio Ruffa (qepd)

ha llegado la noticia del fallecimiento del doctor Antonio Ruffa. Partió a la Casa del Padre en el mes de diciembre de 2017.

Junto a su esposa Nieves Guash (fallecida en febrero´2001) fundó un Instituto en Ramos Mejía sobre planificación natural de la familia. Trajeron al país – varias veces – al equipo colaborador del Doctor Billings.

 

ver nota


ELENA CONTINO DE GIAMPETRUZZI

 

El 30 de julio, tras un deterioro progresivo de su salud, falleció inespera­da­mente Elena quien, junto con su esposo Roberto, integraba el grupo Santa Mónica del MFC en Morón y el grupo San Mateo del MFC en San Justo. Había nacido el 24 de junio de 1940.

            Elena tuvo una prolongada, silenciosa y activa presencia en el MFC. En los años noventa fue promotora del MFC en Avellaneda. Como vicepresidente nacional a cargo de la coordinación de SyS (2005-2008), organizó los Encuentros nacionales de 2006, 2007 y 2008. Acompañó a los presidentes, Mario y Margarita Etcheverry, en junio de 2006, a Curitiba, Brasil, donde se llevó a cabo el En­cuen­tro Zo­nal del MFC Lati­no­­a­me­­ri­cano, promovido por los Delegados a la Zona III del SPLA. Visitó al MFC de Jujuy en ocasión de su cincuentenario, en 2007. A pesar de no tener buena salud, cumplió siempre sus compromisos de grupo, diocesanos y nacionales. Con responsabilidad, dedicación y sacrificio colaboró en los Encuentros Nacionales en la atención de librería, hasta el año 2015.

            Queremos recordar, también,  su paso generoso por los Hogares de Belén.

            Eximia cocinera, de humor sutil, era imposible enojarse con ella. Como se dijo en el responso, “fue una buena persona, lo cual no es poco hacer”.

            Lamentamos su ausencia física, oramos por ella y pedimos por el con­sue­lo de Roberto, sus dos hijos y sus nietos.

Pablo Cavallero


Pbro. ANTONIO VALIÑO

9/7/1927 - 4/7/2016

 

Próximo a cumplir ochenta y nueve años, falleció en el Hogar Sacerdotal de Belgrano, Buenos Aires, el P. Antonio Valiño, ex asesor nacional del MFC en la Argentina.

Se ordenó sacerdote el 2 de Diciembre de 1951.

Ingresó a colaborar con el MFC en 1957, en calidad de asesor del entonces “Secretariado de Pre-Caná” en la Arq. de Buenos Aires, durante la presidencia de Luis y Olga Muro de Nadal (1957-1962), asesoría compartida con el P. Juan Lauría. Dicho Secretariado se ocupaba de dictar en colegios, desde 1956, Cursos vocacionales y Cur­sos de pre­paración a la vida familiar (mediata preparación) y, en parroquias, los cur­sillos de Inmediata pre­pa­ración al matrimonio; en toda institución posible (a­teneos, clubes, universidades, re­gi­mientos militares, etc.) presentaba todo tipo de charlas, con­fe­rencias y sketchs-debates vincula­dos con la formación mediata de los jóvenes y de los no­vios para el ma­trimonio y la familia. Sus miem­bros formaban ‘Equipos de Pre-Na­zaret’, es decir, los ahora Grupos de Novios. El P. Valiño trabajó arduamente en esa labor y en los encuentros de novios. Por ejemplo, predicó el encuentro de novios de Florencio Varela (abril de 1961) y celebró las misas de las Peregrinaciones de Novios a Luján (la quinta, en septiembre de 1961; la sexta, en septiembre de 1962).

Durante el período 1962-1965, con la presidencia de César y Alicia García Belsun­ce, fue Asesor arquidiocesano del Secretariado de Pre-Nazareth, reemplazado desde marzo de 1965 por el R.P. Lucas Walpole. No dejó, empero, de asesorar a grupos: había entonces sesenta asesores de grupos de matrimonios.

Como Viceasesor nacional durante la presidencia de Damián y So­lan­ge Beccar Varela (1962-1965), el P. Valiño participó del Encuentro Interdiocesa­no realizado el 28 de noviembre de 1964 en la Sociedad Rural Ar­gen­tina. En esa ocasión, reseñó las aspi­ra­ciones del Movi­miento respecto de su labor futura y se re­firió a la problemática del apostolado.

En 1965 el P. Valiño pasó a integrar también el Directorio de la Fundación MFC en la Argentina, ante la renuncia del P. Carlos Ruiz. Asimismo, asumió como Asesor Nacional del MFC para el período 1965-1968, durante la presidencia de Juan Carlos y Elena Foix. Al concluir el período dejó la asesoría nacional porque en octubre de 1968 viajó a Lille, Francia, para realizar estudios sobre Pastoral matrimonial.

Como Asesor Nacional, Valiño formó el Consejo Nacional de Asesores del MFC. Durante la reunión de Pre­si­den­tes dio­ce­sanos con la Comisión Central y los asesores (La Falda, 6-7 de abril de 1968), a la que asistieron los ti­tu­la­res de treinta y dos dió­ce­sis, veinticinco ase­so­res y el O­bispo de Río Cuarto, Mons. Blan­­choud, con misa de clausura presidida por el Arzobispo de Cór­doba, Mons. Primatesta, el P. Valiño expuso el tema “Puerta al día de nuestra vo­cación cristiana”, como formación y como motivación para su tratamiento.

Colaboró también activamente en los Encuentros Conyugales desde el estable­ci­miento de este Servicio. En 1977 logró la incorporación al MFC de un grupo de matri­mo­nios de Buenos Aires que llevaba varios años de existencia con su asesoramiento; el grupo tomó el nombre de “Mater”. Ya en 1988, la Comisión vicarial de Flores or­ga­nizó activida­des fa­miliares con motivo de la visita de la Virgen Pere­grina de Fátima, los días 9 y 10 de a­gosto; hubo una misa presidida por el P. Valiño, en cuya homilía destacó los va­lores que la familia debe imi­tar de María.

El 25 de noviembre de 1998, durante los festejos centrales por el cincuentenario del MFC, fue homenajeado junto a los otros ex asesores presentes: Pedro Richards, Juan Carlos Pangrazi, Jorge Castagnet, Enrique Fab­bri, Miguel Án­gel Irigoyen, Antonio Gatti y Jorge Garralda.

Como surge de esta reseña, el P. Antonio fue un baluarte de la Pastoral Familiar. Fue de esos sacerdotes que, acompañando y alentando a los laicos, ayudaron a construir los valores familiares que defendemos.

Oremos por él y pidámosle que interceda por el MFC y la pastoral familiar.

 

Pablo Cavallero


OSCAR LODERER
31-10-1944 / 19-12-2015

 

            Aunque no le gustaban los cargos sino “trabajar para el Señor”, no podemos ob­viar una reseña de todo lo que hizo en el MFC.

            Oscar, el mayor de cuatro varones, afrontó la orfandad de padre y muchos pro­blemas la­bo­rales, económicos, financieros y también familiares, siempre con una pa­cien­cia admirable y una tran­quilidad exterior digna de emulación.

            Cuando hizo con Graciela el Encuentro Conyugal, se enamoró del Movimiento. Integró el grupo San Bruno y, luego, el Esperanza, ambos en Buenos Aires. Ese enamo­ramiento hizo que quisiera ‘servir’ en el apostolado familiar, por ello en mayo de 1991, cuando el Servicio de Charlas imprimió un Banco de datos mecanogra­fia­do, los coordinadores na­cio­nales, Le­oncio y Nélida García, formaron un equipo integrado por Norberto y Elba Po­­retti, Oscar y Marta Di Na­poli, Oscar y Zulema Assisi y Oscar y Gra­ciela Loderer.

En el año 1996 Oscar y Graciela comenzaron a colaborar en el Servicio de En­cuen­tros Conyugales, como charlistas y organizadores; hasta entonces trabajaban en la ‘co­cina’ de los Encuentros y siguieron haciéndolo toda vez que se los convocó.

            Cuando el entonces Obispo Coadjutor de Buenos Aires, Mons. Bergoglio, alentó a los presidentes arquidiocesanos a que el MFC trabajara con los separados en nueva unión, éstos formaron el Servicio de Pastoral para separados en nueva unión con un equipo integrado por Jorge y Mª Teresa De Gregorio, Oscar y Graciela Lo­de­rer y Daniel y Cristina Copello y como Asesor al Pbro. Roberto Salimbenis. Estos matrimo­nios, con ayuda del asesor y del propio padre Richards (con quien se reu­nieron los presidentes y el equipo en casa de los Loderer), crearon una ‘Jornada espiritual para separados en nueva unión’, eminentemente catequética. Llevaron adelante este servicio durante varios años y su ejemplo se expandió a San Isidro y San Martín.

En los períodos 2002-2005 y 2005-2008 fueron miembros de comisión diocesana; además de ser Secretario de Actas, Oscar organizaba con Graciela los charters a Giardi­no y todo ‘evento’, como el de la celebración de los sesenta años del MFC.

Con la coordinación del matrimonio Aldo y Olga Magnano, de San Francisco, en 2009 se pu­so en marcha la promoción de la diócesis de Cruz del Eje. Los Delfino y los Loderer la apo­ya­ron con la realización de un encuentro en Los Cocos, en casa del matri­monio Enrique y Susana Álvarez, y una jornada de promoción realizada el 14 de Junio.

Luego aceptaron ser Coordinadores nacionales de Secretariados y Servicios para el período 2011-2014, en el que se ocuparon de profundizar la federalización ini­cia­da ya varios trienios antes. Y en el actual trienio, 2014-2017, se desempeñaba Oscar como Vocal de la Comisión Sede, a cargo de la organización de los Encuentros nacio­na­les.

Padre de dos hijos, Martín y Valeria, que viven ambos en el exterior, y abuelo de cinco nietos, Oscar fue siempre muy ‘familiero’, ocupándose y disfrutando de sus hermanos, cuñados, sobrinos, suegra y madre muy ancianas. Supo amoldarse a los vaivenes de la vida laboral y desempeñarse con eficiencia en todas sus tareas. Hombre de gran fe, solía decir que Dios siempre tiene el camino y la respuesta para nosotros, aun cuando no siempre podamos, queramos o sepamos verlos. Era un “agua de quie­tud” para el nerviosismo de sus familiares y amigos.

 

Los familiares y amigos sufrimos una gran pérdida. Si bien lo tenemos ‘de otra manera’, lo extra­ña­remos en la tierra. Y el MFC perdió a uno de sus mejores trabaja­do­res, com­pro­me­ti­dos con la tarea apostólica.

 

Pablo Cavallero